martes, 26 de mayo de 2009

El impacto de las Tecnologías de la Información y la comunicación en la educación

Tecnologías de la Información y la Comunicación y la Sociedad del Conocimiento.


En estos tiempos hay dos elementos sobre los cuáles se basan la mayoría de las actividades que hacemos: la información y las comunicaciones.

La globalización o mundialización se ha producido principalmente a nivel económico, pero también ha alcanzado lo cultural y lo social, desapareciendo las barreras espacio-temporales mediante el uso de las llamadas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

La influencia de las TIC en la actividad económica ha generado una profunda transformación del trabajo y las estructuras laborales, demandando nuevos modelos educativos y nuevas necesidades de formación.

Se deben de aprovechar las nuevas formas de organización del trabajo (reingeniería, benchmarking, outsourcing, teletrabajo, etc.) que las comunicaciones y la tecnología hacen posible.

Las TIC agrupan al conjunto de tecnologías que hacen posible la adquisición, generación, almacenamiento, transformación, comunicación y presentación de datos, información, sonidos e imágenes y que hacen uso de la electrónica como tecnología base para soportar las telecomunicaciones, la informática y los multimedios. La influencia de las TIC en los campos culturales y sociales, han producido conceptos tales como: Sociedad del Conocimiento (SC).

El impacto de la SC sobre la educación y la formación ha motivado que se lleven a cabo estudios, encuentro y congresos donde se señala que la sociedad del futuro será una sociedad del conocimiento en la que:

“La educación y la formación serán, más que nunca, los principales vectores de identificación, pertenencia y promoción social. A través de la educación y la formación, adquiridas en el sistema educativo institucional, en la empresa, o de manera más informal, los individuos serán dueños de su destino y garantizarán su desarrollo” (Unión Europea sobre la Sociedad de la Información y el Conocimiento. 1995).

La influencia de las TIC sobre los aspectos económicos y la tendencia de la SC sobre la formación y la educación, provocan ya un proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida y de hablar de pertenecer a una Sociedad del Aprendizaje Permanente.

En este aspecto debemos pensar en dos fases para poder lleva a cabo este proceso:

· Una primera etapa de adquisición de una cultura general que nos permita comprender el mundo y base para futuros aprendizajes y especializaciones, y
· Una segunda fase de acercamiento entre las Instituciones educativas y el mercado laboral para el desarrollo de aptitudes laborales y la formación profesional.

Zabalza (2000) señala que: “Hemos convertido la agradable experiencia de aprender algo nuevo cada día en un inexcusable principio de supervivencia” al considerar que el aprendizaje no se produce en una etapa concreta de la vida, sino que es necesario un aprendizaje permanente a lo largo de toda la vida.

Este señalamiento y la conclusión de la Comisión Europea de la Sociedad de la Información y el Conocimiento, me hacen reflexionar sobre el desarrollo y progreso de las diferentes sociedades y el establecimiento de las políticas educativas tanto formativas como de especialización. ¿Cómo atender a sectores de la población más desfavorecidos socialmente y con menores oportunidades?

Se puede ver esta situación como un círculo vicioso donde un individuo no tiene acceso a un nivel de vida digno porque no tuvo una formación que le permita acceder a estratos laborales superiores.

Tendría que democratizarse la educación básica de calidad y los programas de especialización.

Abrirse el acceso a las TIC a todos los sectores de la población independientemente de su situación social y económica.

Si esta situación no se concreta, me pregunto: ¿Qué pasará con esos sectores sociales, si el mercado laboral requiere se especialistas que además estén en constante formación y actualización.


La Educación y las TIC.

Ante el desarrollo permanente de las TIC, la educación no puede quedarse rezagada ni permanecer al margen de incorporar y utilizar los nuevos dispositivos informáticos.
Es necesario dotar de recursos informáticos y audiovisuales a los todos centros educativos y establecer una formación integral de los docentes.

Papert plantea una situación hipotética, donde concluye que es necesario incorporar nuevas herramientas y sobre todo la urgente necesidad de generar una nueva educación informática que cambie la forma de aprender desde los niveles básicos.

La educación pública y algunas instituciones de la educación privada requieren incorporar tecnología y que se establezca un sistema educativo estándar y acorde a las necesidades de la sociedad, sin importar los estratos socioeconómicos.

Papert afirma que existe la tecnología suficiente para construir la Máquina del Saber, que no hay obstáculo técnico para su desarrollo; Pero, sin el afán de caer detrás de la línea de los anhelantes, me pregunto: ¿Nuestra sociedad, tan desigual, está preparada para un proyecto innovador? ¿Puede nuestro sistema escolar básico soportar el embate de la incorporación de tecnologías diferentes a las impresas? y peor aún: ¿Los docentes estamos preparados para utilizar esas nuevas tecnologías?

Un informe de la OCDE publicado en 2003 afirma que existe una fuerte tensión entre los currículos tradicionales, basados en contenidos bien definidos que los alumnos deben aprender y saber reproducir y el enfoque abierto que promueven las TIC.

La incorporación de la tecnología puede reducir pero también puede ampliar la brecha digital y las desigualdades existentes, si la sociedad en su conjunto no tiene un desarrollo tecnológico.

Si el mercado laboral demanda cada día mayor especialización y nuestra formación no incluye el uso de la tecnología, ¿Cuál va a ser nuestro destino?

En sociedades como la nuestra, se debe tener acceso a tecnologías, información y educación de manera democrática e introducir las TIC en los centros educativos con el objetivo de formar docentes y alumnos para el dominio de las tecnologías y el desarrollo de competencias (búsqueda de información, selección, aprender a aprender, trabajo colaborativo y el autoaprendizaje).

Las TIC nos ofrecen la posibilidad de ingresar a entornos de trabajo colaborativo más allá de nuestras clases, conectarnos con compañeros, alumnos y profesores de otros centros educativos, en otros países, con la posibilidad de una formación multicultural y prepararnos para la vida profesional cada día más demandante.

Tomemos esa ruta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario